Asesoría Fiscal, Laboral y Contable

 

“El cumplimiento de las obligaciones fiscales es una de las tareas que más preocupa a cualquier empresa independientemente de su tamaño. Pero más que una obligación debemos entenderlo como una necesidad.

La contabilidad de nuestra empresa no solo nos sirve para arreglar cuentas con Hacienda; es la única manera de controlar nuestro negocio, estudiar sus tendencias y así poder planificar sus necesidades. Una contabilidad saneada evitará sanciones, nos dará una visión realista de nuestro negocio y nos ofrecerá la posibilidad de crear las estrategias oportunas para crecer.

Aquí tienes algunos consejos para llevar una correcta gestión de tu negocio:

  1. Separa tus finanzas personales de las de tu negocio
  2. Mantén al día tus libros de registros (anota todos los gastos e ingresos, bienes de inversión, provisiones de fondos y suplidos). Controla el flujo de caja para tener una buena visión de tu liquidez en cada momento.
  3. Asegúrate de tener un buen sistema de control de recepción de facturas y de sus fechas de vencimiento.
  4. Reúnete con tu asesor una vez finalizado cada trimestre para estudiar la situación de tu empresa y sus necesidades.”