Si miramos la evolución dinámica con vistas a un año atrás, la variación interanual del PIB se sitúa en una caída del 22,1% frente a la contracción del 4,1% del trimestre anterior. La clave de esta caída sin precedentes se debe fundamentalmente a la contribución de la demanda nacional que ha perdido 19,2 puntos frente a los 2,9 puntos que ha perdido la demanda externa.

Screenshot 20200731 110537 Adobe Acrobat

Y es que este segundo trimestre del año ha sido el trimestre del confinamiento por excelencia en el que se ha forzado a la población a quedarse en sus hogares salvo en las actividades esenciales, teniendo como única vía las alternativas del teletrabajo.

Para analizar los sectores más afectados debemos seguir el PIB oferta. Tal y como se puede apreciar en la siguiente tabla, el sector industrial ha presenciado una caída del 23,8% frente al mismo trimestre del año pasado y la Construcción se ha visto arrasada con la pérdida del 29,9%.

Screenshot 20200731 110327 Adobe Acrobat

El sector servicios ha perdido el 22,1% en el dato interanual, pero dentro del sector vemos fuertes disparidades. Los grandes perdedores han sido Comercio, transporte y hostelería (-46,4%), Actividades artísticas, recreativas y otros servicios (-39,5%) y Actividades profesionales, científicas y técnicas y otras (-31,8%).

Aquellas actividades que siguieron con la apertura por ser calificadas como esenciales han seguido su línea trimestral (Actividades financieras y de seguros +9,9%). El sector de la agricultura, tan necesario en pleno confinamiento, ha conseguido un crecimiento del 7,4% interanual.